martes, 14 de febrero de 2012

San Valentín

¡Hola, marineros!
Debido a que es San Valentín, hemos hecho un relato especial entre Nieves y yo. El primer párrafo es mío, y el segundo de Nieves.
Espero que os guste, y ¡Feliz San Valentín! ^^
***   
Querida princesa:

Perdón por no haberte regalado nada por San Valentín, el maravilloso día para demostrar tu amor, aunque para mí eso es una tontería, ya que te lo puedo demostrar todos los días. Sé que soy un idiota, pero creo que el mejor regalo es demostrarte mis sentimientos, eso que siento por ti. Por eso me encuentro delante de este papel intentando escribir palabras que te lleguen al corazón y te saquen una sonrisa. Porque me gusta cuando te sonrojas, cuando te emocionas, cuando lloras, pero sobre todo, cuando sonríes. Porque no hay nada como tu sonrisa.
Dicen que uno aprende amar, no cuando se encuentra a la persona perfecta, sino cuando se aprende a creer en la perfección de una persona perfecta. Pero para mí, tú eres la perfección en persona. No sé qué efecto te hará esta carta, tal vez te hará reírte a carcajadas de mí, o tal vez te haga llorar. Pero sea lo que sea me gusta, porque reír o llorar son sentimientos, malos o buenos, pero lo son. 
Recuerdo cuando te vi por primera vez en la calle, sentí tanto miedo de perderte que saqué el valor de donde no lo tenía y me acerqué para decirte que eras la persona más bella que había visto jamás. Entonces, te sonrojaste y empezaste a reírte a carcajadas. En se momento me sentí como un idiota. Pero al final, pasado un tiempo, aceptaste mi amor por ti. Recuerdo que desde entonces, nunca nos separábamos. Fuiste la estrella que siempre soñé, la que robó mi dolor en la mañana que siempre esperé. Eres el sol que calienta mi mundo y la luna que me alumbra en la noche. Eres todo lo que siempre he buscado y lo que nunca antes había encontrado. Tú eres mi sueño. Nunca podré demostrarte cuánto te amo, pero por lo menos sabrás que te amo. Antes era como una isla desierta en medio del mar, perdida. Hasta que apareciste tú, entonces dejé de ser una isla para convertirme en un mundo habitado sólo por ti y por mí, donde sólo nos importaba amarnos, lo demás había desaparecido. Todo el mundo era nuestro.
Espero que esta carta que sale de mi corazón, te haya gustado mucho más que un par de cosas materiales, porque eso tendría un precio, pero mis sentimientos no lo tienen, son infinitos.

                                                                         Att: Tu Príncipe Sin Castillo

***

Querido príncipe:

Me han llegado tus palabras de amor, en lo más profundo de mi corazón. Y por eso estoy aquí contestando a tus palabras sinceras para decirte que yo también te amo, y que seas cómo seas, siempre te voy a amar.
Quiero que sepas, que siempre te amaré, sea lo que sea, o pase lo que pase, y que también quiero que sepas que eres, no mi príncipe, sino el rey de mis sueños. Cierro los ojos y te veo. Cuando te acercas, me siento tímida, pero no dudo de mi amor por ti.
Siempre quise encontrar el amor de mi vida, me derrumbé, pero apareciste tú. Como un príncipe azul cuando rescata a una princesa de una torre encantada. Pero en nuestro cuento no hay monstruos que nos separe e impida nuestro final feliz. Eres el sol que ilumina mis noches oscuras, que sin ti, siento miedo de todo lo demás.
Te amaré. Siempre tuya.
                     
                                                                   Att: Tu Princesa Enamorada



                                          






2 comentarios:

  1. ¡Qué bonito!
    Me llego al alma lo que escribió el príncipe sin castillo.




    ¡Salu2!

    ResponderEliminar